Rectores de las diferentes universidades del país se pronunciaron con respecto a la grave crisis que afecta a la educación superior

 

Rector Raúl Casanova Ostos

Ante la grave situación por la que atraviesan las casas de estudios superiores del país, la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios elaboró un documento para dar a conocer las carencias que impiden cumplir a cabalidad con la misión que sustenta su creación.

El Rector de la Universidad Nacional Experimental del Táchira, Raúl Casanova Ostos, informó que durante la reunión virtual de la Averu, efectuada recientemente, incluyeron en agenda aspectos que influyen directamente sobre el funcionamiento de las instituciones de educación superior: presupuesto insuficiente o inexistente, salarios de miseria, carencia de tecnología para la educación a distancia y ausencia de planes de Previsión Social y HCM”

Asimismo, se acordó manifestar públicamente que “debido al prolongado colapso económico, social y de crisis humanitaria compleja que vive el país agudizado con la declaratoria de pandemia mundial por el Covid-19, es imposible alcanzar el sostenimiento, desarrollo y progreso que permita cumplir con la función rectora en la educación, la cultura y la ciencia, continuando el decaimiento de la educación superior”.

La máxima autoridad de la Unet explicó que se elaboró un comunicado con cada uno de los puntos discutidos y se envió al titular del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, César Trompiz.

Agregó que se incorporaron las tablas salariales preparadas por la Comisión Especial Rectoral de la Unet y aprobadas por el Consejo Universitario. “Posteriormente se remitieron a todos los gremios nacionales y al MPPEU; finalmente fueron recibidas y tomadas por la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios”.

Compromiso y disposición

Las autoridades universitarias incluyeron en el comunicado una serie de conclusiones, donde manifestaron su” compromiso y disposición de proseguir con su trabajo para superar la grave amenaza que representa la inexistencia de un presupuesto justo, y el reto de la transición de la educación superior presencial a la educación a distancia”.

Acordaron solicitar “la aprobación urgente de las tablas salariales propuestas con el fin de restablecer el derecho a un salario suficiente que le permita a los docentes y demás trabajadores vivir con calidad de vida y dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales”.

Resaltaron la importancia de que se respete el derecho a la seguridad social, garantizar el derecho a la salud, y que se restituyan las asignaciones para la previsión social; demandaron “el cumplimiento constitucional de respeto a la dignidad de las personas, la construcción de una sociedad justa que se logre a través de los procesos fundamentales de la educación y el trabajo; lo que es imposible sin un presupuesto y una política salarial justa que permita el pleno funcionamiento de las universidades”.

Por los momentos, se encuentran a la espera de una respuesta por parte del ministro César Trompiz en lo que respecta a las consideraciones elevadas ante su despacho y que muestran la compleja realidad que deben afrontar las instituciones de educación superior venezolanas./Norma Pérez./Foto archivo.